[vc_row css_animation=”” row_type=”row” use_row_as_full_screen_section=”no” type=”full_width” angled_section=”no” text_align=”left” background_image_as_pattern=”without_pattern”][vc_column][vc_column_text]

Vitamina D

Un poco de historia:

La vitamina D está clasificada como vitamina por casualidad, porque en realidad la forma biológicamente activa de la vitamina D es una hormona que se puede sintetizar en el organismo a partir de colesterol. El investigador, Mellanbay, en 1920, para estudiar la enfermedad del raquitismo, trabajaba con perros que, mantenidos bajo techo, no estaban expuestos a la radiación UV y por tanto, no sintetizaban esta vitamina. Mellanbay ideó una alimentación que le permitió establecer que el raquitismo se producía por la deficiencia de un nutriente esencial en la dieta. Hoy se sabe que la vitamina D no es un nutriente esencial, pues en caso de suficiente exposición a la radiación UV, el organismo sintetiza suficiente cantidad de la misma.

 

¿Qué es la vitamina D?

A este grupo, pertenecen dos sustancias, el ergocalciferol (D2)y el colecalciferol (D3):

  • La forma presente en la naturaleza es la vitamina D3. La vitamina D3 se puede sintetizar a partir del 7-dehidrocolesterol. Químicamente deriva de un esteroide.
  • La vitamina D2 o ergocalciferol es de origen vegetal, se obtiene comercialmente a partir de un fitoesterol, con la exposición a la radiación ultravioleta.

 

La vitamina D es absorbida por el intestino junto con lípidos mediante difusión, previa formación de micelas, y es transportada por los quilomicrones a través de la linfa. En el hígado sufre una primera hidroxilación, con lo que se forma el 25-hidroxicolecalciferol. Esta vitamina, a diferencia de las otras vitaminas liposolubles, se almacena poco en el hígado. Se transporta por sangre mediante una proteína transportadora.
Para ser biológicamente activa debe sufrir una segunda hidroxilación que tiene lugar en el riñón, formándose 1,25-dixidroxicolecalciferol.

 

¿Cuál es su función?

Es fundamental para la absorción del calcio y del fósforo en el intestino, pues estimula su absorción intestinal y también actúa modulando la respuesta inmune.

Más en detalle: La vitamina D activa actúa en el intestino delgado favoreciendo el transporte activo de calcio. En el riñón aumenta la reabsorción tubular renal tanto de calcio como de fosfato. Y en el hueso funciona regulando la movilización y el depósito de calcio y fósforo. Es decir que la vitamina D restablece el calcio plasmático al intensificar la absorción entérica, la retención renal y la movilización ósea.

 

¿Qué ocurre si hay deficit?

Los síntomas del deficit de vitamina D son los mismos que cuando hay deficiencia de calcio, porque aunque haya suficiente aporte de calcio a través de los alimentos, éste no puede ser absorbido por la deficiencia de vitamina D.

 

  • En los niños, la deficiencia se manifiesta en forma de raquitismo. Se caracteriza por anormalidades estructurales de los huesos que sostienen el peso. Los huesos raquíticos blandos y flexibles no pueden soportar tensiones, por lo que se producen deformidades óseas, como piernas curvadas y estómago protuberante, resultado de la laxación de los músculos abdominales.
  • La osteomalacia es una malformación ósea equiparable al raquitismo pero que se da en el adulto. Se observa sobre todo en mujeres que no consumen suficiente calcio, que están poco expuestas a la luz solar y que han tenido sucesivas gestaciones con lactancia. La enfermedad implica reducciones generalizadas de la densidad ósea. La prevención de la osteomalacia es posible mediante el aporte adecuado de vitamina D, calcio y fósforo.
  • La osteoporosis se confunde muchas veces con la osteomalacia, pero en ella los huesos tienen un aspecto histológico normal, aun cuando haya también una reducción de la densidad ósea. La osteoporosis se relaciona con el envejecimiento y afecta especialmente a las mujeres postmenopáusicas.

 

¿Qué ocurre con su exceso?

Un exceso de vitamina D produce hipercalcemia debido a un incremento en la absorción de calcio y este exceso de calcio en la sangre, provoca una precipitación del mismo en tejidos blandos, como el riñón y los vasos sanguíneos, favoreciendo la aterosclerosis.

 

¿Cuál es la ingesta adecuada?

Cuando el organismo recibe suficiente exposición a la luz solar no existe necesidad de aportar vitamina D; sin embargo, cuando no la hay, la vitamina D debe ser aportada regularmente por la dieta.
La vitamina D se encuentra en algunos alimentos en cantidades muy pequeñas: yema de huevo, pescado azul, hígado, leche humana y de vaca, pero si no hay exposición solar, estas fuentes son insuficientes para cubrir las necesidades de la misma.
Es muy complicado conseguir una ingesta diaria mayor de 200 UI –unidad internacional que equivale a 5 microgramos de vitamina D.

 

Como referencia:

  • Menores de 12 meses: 400 UI (10 microgramos)
  • Niños de 1 a 13 años: 600 UI.
  • Adolescentes de 14 a 18 años: 600 UI.
  • Adultos de 19 a 70 años: 600 UI (15 microgramos)
  • Personas mayores de 71 años: 800 UI (20 microgramos)
  • Mujeres embarazadas y en período de lactancia: 600 UI.

La vitamina D pues es muy estable y no se deteriora cuando los alimentos son calentados o almacenados.

 

 

Alimentos ricos en vitamina D

Cantidades expresadas en µg/100 gr.
Sardinas y boquerones 7,5
Atún y bonito frescos o congelados 5,4
Quesos grasos 3,1
Margarina 2,5
Champiñones 1,9
Huevos 1,7
Otros pescados frescos o congelados 1,1
Quesos curados y semicurados 0,3
Quesos frescos 0,8
Leche y yogur 0,6
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]