[vc_row css_animation=”” row_type=”row” use_row_as_full_screen_section=”no” type=”full_width” angled_section=”no” text_align=”left” background_image_as_pattern=”without_pattern”][vc_column][vc_column_text]

Hierro

 

 

El hierro es el elemento traza más abundante en el ser humano. Esta presente en nuestro organismo lo podemos agrupar en dos categorías: el que interviene en forma hemínica y no hemínica en funciones enzimáticas o metabólicas y hierro asociado a transporte y reservas.

  • El hierro hemínico o hierro hemo, participa en la estructura del grupo hemo o hierro unido a porfirina y, por tanto, forma parte de la hemoglobina, la mioglobina y diversas enzimas, como los citocromos, etc. Debido a su presencia en estos componentes sólo se encuentra en alimentos de origen animal, y constituye el 40% del hierro total.
  • Existe un grupo importante de enzimas relacionadas con el metabolismo oxidativo en las cuales  no aparece en forma hemo, denominándose hierro no hemo o no hemínico. Entre estos compuestos encontramos metaloflavo proteínas, aconitasa, enzimas del ciclo de los ácidos tricarboxílicos, fosfoenolpiruvato carboxicinasa (vía gluconeogénica) y ribonucleótido reductasa (enzima requerida para la síntesis del DNA). La forma no hemo se encuentra en alimentos de origen animal (junto al hierro hemo) en una proporción del 60% del total, y en los de origen vegetal, en donde es la única forma existente.

 

¿Cuáles son sus funciones?

Teniendo en cuenta la relación hierro-proteína, parece claro que las principales funciones en el ser vivo son:

  • Transportar oxígeno.
  • Participar en los procesos redox que se dan en las reacciones de transferencia de electrones en la cadena respiratoria.

 

¿Cómo se absorve?

La biodisponibilidad, o cantidad que puede ser absorbida a partir de los alimentos, puede adoptar valores muy amplios, el hierro no hemo se absorbe en una pequeña proporción y la forma hemo lo hace en bastante mayor cantidad.
El principal punto de regulación de la absorción se produce en la mucosa intestinal. Para que se produzca la absorción, el hierro debe estar en estado ferroso, el hierro férrico de procedencia alimentaria se tiene que reducir a estado ferroso, mientras que el hierro hemo ya está en ese estado.

 

  • Existen diversos factores que afectan a la absorción intestinal de hierro:
    • Estatus de hierro en el organismo: la deficiencia de hierro conduce a un aumento de la absorción del catión. Por el contrario, cuando los depósitos corporales están saturados, sólo una pequeña cantidad de hierro alimentario es biodisponible, es decir, se absorbe en el intestino.
    • Factores alimentarios:
      • La absorción del hemo se ve afectada por las proteínas de origen animal, que incrementan su absorción, y por el calcio, que la inhibe, aunque nunca de manera acusada.
      • La absorción del no hemo se encuentra potenciada por el ácido ascórbico (reduce el hierro férrico a ferroso e impide la formación de complejos insolubles, formando por el contrario un quelato soluble), las proteínas de origen animal, los ácidos orgánicos (succínico, cítrIco, málico, láctico, tartárico). Y queda inhibida por los fitatos, los oxalatos, los polifenoles y las proteínas vegetales, así como por diversos minerales (cinc, manganeso, magnesio, cobre, calcio).

 

Una parte que se absorbe queda almacenada en el enterocito y forma parte de la ferritina. Otra parte es transferida al plasma para unirse a una betaglobulina, la apotransferrina, formándose así la transferrina. El hierro transportado en la transferrina llega a la médula ósea para la síntesis de hemoglobina y la formación de hematíes, a las células del sistema retículo endotelial (macrófagos), al hígado y al bazo para su almacenamiento, y a todas las células para la síntesis de enzimas que requieren hierro y, en el caso de la gestación, al feto, para cubrir sus necesidades.

El Fe se almacena fundamentalmente en el hígado, el bazo y la médula ósea. en forma de ferritina y, en menor medida, de hemosiderina.

En caso de necesidad, es depositado en forma de ferritina puede movilizarse fácilmente para el mantenimiento de las distintas funciones orgánicas y celulares. La hemosiderina, por el contrario, parece representar varios estados de degradación de la ferritina y es de difícil movilización.

 

¿Cómo se elimina?

Por vía renal y en las mujeres hay que añadir las pérdidas relacionadas con las hemorragias menstruales.

 

¿Qué pasa si hay deficiencia?

 

La deficiencia puede producirse por una baja ingesta o, en ocasiones, por pequeñas hemorragias repetidas causadas por neoplasias digestivas, hemorroides, toma regular de medicamentos (aspirina, anticoagulantes), algunas parasitosis digestivas, etc.

El cuadro clínico de la anemia ferropriva es muy conocido, pero también puede haber carencia de hierro sin anemia lo que puede dar lugar a:

 

  • Reducción de la capacidad intelectual y de la capacidad física para realizar
  • Incremento del riesgo de prematuridad en la gestación.
  • Disminución de las defensas frente a agentesinfecciosos.

 

¿Cuál es su dosis recomendada?

La ingesta mínima diaria debe ser de 14 mg.

Las carnes son sin duda, las mejores fuentes, especialmente el hígado y derivados.
Asimismo, las legumbres, los frutos secos y las verduras foliáceas son ricos en hierro, pero su absorción es menor, dado que se encuentran en forma no hemo.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]