Lípidos o grasas

Los lípidos son macronutrientes que se encuentran compuestos por carbono, hidrógeno, oxígeno, y en menor medida fósforo, nitrógeno y azufre. Su característica principal es su insolubilidad en agua, aunque si pueden ser disueltos en otras sustancias orgánicas como el cloroformo, el alcohol, la bencina, el benceno…  

¿Dónde se absorben?

Los lípidos se absorben en el intestino gracias a las sales biliares.  

¿Cuáles son sus funciones?

Desempeñan diferentes funciones biológicas de las que destacamos:
  • Función energética: Los lípidos on una fuente concentrada de energía, son una reserva de energía, pero su defecto es que no pueden ser utilizados en ausencia de oxígeno. También hay que tener en cuenta que tienen una capacidad de almacenamiento ilimitada. Su rendimiento energético es de 9 kcal. por gramo.
  • Función estructural: Constituyen el tejido adiposo, son parcialmente responsables de la estructura de las membranas celulares y de la vaina de mielina de los nervios.
  • Función protectora: Protegen, aíslan y proporcionan sostén a nuestros órganos.
  • Función catalizadora y transportadora: Facilitan determinadas reacciones químicas y funciones hormonales.
 

Se clasifican en función de si pueden formar jabón o no:

  • Grasas Saponificables: los lípidos que forman jabón porque tienen ácidos grasos, son las grasas o aceites triglicéridos, en los alimentos, los lípidos están normalmente en forma de grasas o aceites triglicéridos, las ceras que protegen e impermeabilizan superficies como la piel, el pelo, las plumas, las superficies de las hojas y frutos…por ejemplo: secreciones sebáceas, y los fosfolípidos, contienen fósforo, con función prácticamente estructural, formando las membranas de las células y los orgánulos, son las lecitinas, las cefalinas…
  • Grasas insaponificables: no forman jabón porque no tienen ácidos grasos. Son los terpenos, esencias como el limón, la canela, el mentol, vitaminas A, E y K, los carotenos….y los esteroides como las sales biliares, vitamina D, colesterol, y hormonas esteroideas como la testosterona, los estrógenos y la progesterona, el cortisol, la aldosterona…
 

¿El Colesterol es una grasa?

Sí, el colesterol es una grasa insaponificable del tipo esteroide, que tiene múltiples funciones en el organismo, aunque sea más conocido por sus efectos perjudiciales sobre la salud cardiovascular. Forma parte de membranas celulares y es precursor de las llamadas hormonas esteroides (cortisol, hormonas sexuales femeninas y masculinas), ácidos biliares y vitamina D. En el organismo es sintetizado fundamentalmente por el hígado y sus niveles sanguíneos guardan un equilibrio entre el colesterol que ingerimos mediante la alimentación y el que nosotros mismos fabricamos. Si las concentraciones sanguíneas son demasiado elevadas, se va depositando en arterias y venas, para después oxidarse y quedarse adherido  a sus paredes, lo que disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos hasta el punto de cerrarlos por completo. Por ello, concentraciones elevadas de colesterol en sangre, constituyen uno de los riesgos más importantes para nuestra salud cardiovascular (enfermedades como la arteriosclerosis, o infarto cerebral y cardiaco).  

Vamos a centrarnos en los saponificables, los que tienen ácidos grasos, ¿de dónde salen los ácidos grasos?

Los ácidos grasos no están libres en la naturaleza, se obtienen por la hidrólisis de los lípidos saponificables. En función de sus enlaces entre carbonos tenemos ácidos grasos saturados, sus enlaces son simples, y los insaturados cuando presentan dobles o triples enlaces entre carbonos.
  • Los ácidos grasos saturados: Son sólidos a temperatura ambiente. Los más abundantes son el ácido palmítico y el esteárico. Se encuentran en todas las grasas y aceites, fundamentalmente en las de origen animal, en la carne, aunque también en productos vegetales como los aceites de palma y coco. Otros alimentos que contienen grasas saturadas son: la mantequilla, la manteca, margarina, los embutidos, el queso, la leche entera… Su ingesta no debe exceder del 7-8% del total calórico diario. El consumo de grasa saturada aumenta los niveles de colesterol en sangre.
  • Los ácidos grasos insaturados: Al contrario que las grasas saturadas son beneficiosos para la salud, pues su consumo disminuye los niveles de colesterol en sangre. Tenemos: – Ácidos grasos monoinsaturados: El más conocido es el ácido oleico, presente en el aceite de oliva. Su acción fisiológica es muy beneficiosa, ya que reduce el colesterol, y favorece la formación de compuestos con acción antiagregante y vasodilatadora, es decir que impide la formación de trombos o coágulos sanguíneos y aumenta el diámetro de las venas y arterias. Otros alimentos con ácidos grasos monoinsaturados: olivas, frutos secos, aguacates… Se aconseja que su ingesta represente el 15 o 20% de la ingesta calórica total diaria. – Ácidos grasos poliinsaturados: Se conocen comúnmente como ácidos grasos omega 6 y omega 3. Son esenciales, esto es, debemos ingerirlos mediante la alimentación porque el organismo no puede sintetizarlos. – El Omega 3: Está fundamentalmente en los pescados azules (caballa, bonito, salmón, atún, sardina, anchoa y jurel, trucha…) y en algunas semillas vegetales, como el girasol, el maíz, la soja, lino, sésamo, nueces y sus aceites. – Y el Omega 6: Semillas de girasol, germen de trigo, nueces, soja, maíz y sus aceites . Sus efectos sobre la salud son muy beneficiosos, siendo el más conocido la disminución del colesterol y los triglicéridos en sangre.
Para un individuo adulto, una ingesta adecuada de ácidos omega 6 (linoléico + araquidónico) debe estar alrededor del 4% de la energía total y los ácidos omega 3 (linolénico + araquidónico) un 1%.  

¿Qué cantidad de grasas debo ingerir al dia?

Es aconsejable un aporte de grasas totales no superior al 30-35% de las kilocalorías consumidas diariamente.[/vc_column_text][vc_column_text]Son macronutrientes que se encuentran compuestos por carbono, hidrógeno, oxígeno, y en menor medida fósforo, nitrógeno y azufre. Su característica principal es su insolubilidad en agua, aunque si pueden ser disueltos en otras sustancias orgánicas como el cloroformo, el alcohol, la bencina, el benceno…  

¿Dónde se absorben?

Los lípidos se absorben en el intestino gracias a las sales biliares.  

¿Cuáles son sus funciones?

Desempeñan diferentes funciones biológicas de las que destacamos:
  • Su función energética: Son una fuente concentrada de energía, son una reserva de energía, pero su defecto es que no pueden ser utilizados en ausencia de oxígeno. ¡¡¡¡Y cuidado!!!!…que tienen una capacidad de almacenamiento ilimitada. Su rendimiento energético es de 9 kcal. por gramo.
  • Su función estructural: Constituyen el tejido adiposo, son parcialmente responsables de la estructura de las membranas celulares y de la vaina de mielina de los nervios.
  • Su función protectora: Protegen, aíslan y proporcionan sostén a nuestros órganos.
  • Su función catalizadora y transportadora: Facilitan determinadas reacciones químicas y funciones hormonales.
 

Se clasifican en función de si pueden formar jabón o no:

Grasas Saponificables: los que forman jabón porque tienen ácidos grasos, son las grasas o aceites triglicéridos, en los alimentos, los lípidos están normalmente en forma de grasas o aceites triglicéridos, las ceras que protegen e impermeabilizan superficies como la piel, el pelo, las plumas, las superficies de las hojas y frutos…por ejemplo: secreciones sebáceas, y los fosfolípidos, contienen fósforo, con función prácticamente estructural, formando las membranas de las células y los orgánulos, son las lecitinas, las cefalinas… Y grasas insaponificables: no forman jabón porque no tienen ácidos grasos. Son los terpenos, esencias como el limón, la canela, el mentol, vitaminas A, E y K, los carotenos….y los esteroides como las sales biliares, vitamina D, colesterol, y hormonas esteroideas como la testosterona, los estrógenos y la progesterona, el cortisol, la aldosterona…  

¿El Colesterol es una grasa?

Sí, el colesterol es una grasa insaponificable del tipo esteroide, que tiene múltiples funciones en el organismo, aunque sea más conocido por sus efectos perjudiciales sobre la salud cardiovascular. Forma parte de membranas celulares y es precursor de las llamadas hormonas esteroides (cortisol, hormonas sexuales femeninas y masculinas), ácidos biliares y vitamina D. En el organismo es sintetizado fundamentalmente por el hígado y sus niveles sanguíneos guardan un equilibrio entre el colesterol que ingerimos mediante la alimentación y el que nosotros mismos fabricamos. Si las concentraciones sanguíneas son demasiado elevadas, se va depositando en arterias y venas, para después oxidarse y quedarse literalmente “pegado” a sus paredes, lo que disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos hasta el punto de cerrarlos por completo. Por ello, concentraciones elevadas de colesterol en sangre, constituyen uno de los riesgos más importantes para nuestra salud cardiovascular (enfermedades como la arteriosclerosis, o infarto cerebral y cardiaco).  

Vamos a centrarnos en los saponificables, los que tienen ácidos grasos, ¿de dónde salen los ácidos grasos?

Los ácidos grasos no están libres en la naturaleza, se obtienen por la hidrólisis de los lípidos saponificables. En función de sus enlaces entre carbonos tenemos ácidos grasos saturados, sus enlaces son simples, y los insaturados cuando presentan dobles o triples enlaces entre carbonos.
  • Los ácidos grasos saturados: Son sólidos a temperatura ambiente. Los más abundantes son el ácido palmítico y el esteárico. Los ácidos grasos saturados se encuentran en todas las grasas y aceites, fundamentalmente en las de origen animal, en la carne, aunque también en productos vegetales como los aceites de palma y coco. Otros alimentos que contienen grasas saturadas son: la mantequilla, la manteca, margarina, los embutidos, el queso, la leche entera… Su ingesta no debe exceder del 7-8% del total calórico diario. El consumo de grasa saturada aumenta los niveles de colesterol en sangre.
  • Los ácidos grasos insaturados: Al contrario que las grasas saturadas son beneficiosos para la salud, pues su consumo disminuye los niveles de colesterol en sangre. Tenemos: – Ácidos grasos monoinsaturados: El más conocido es el ácido oleico, presente en el aceite de oliva. Su acción fisiológica es muy beneficiosa, ya que reduce el colesterol, y favorece la formación de compuestos con acción antiagregante y vasodilatadora, es decir que impide la formación de trombos o coágulos sanguíneos y aumenta el diámetro de las venas y arterias. Otros alimentos con ácidos grasos monoinsaturados: olivas, frutos secos, aguacates… Se aconseja que su ingesta represente el 15 o 20% de la ingesta calórica total diaria. – Ácidos grasos poliinsaturados: Se conocen comúnmente como ácidos grasos omega 6 y omega 3. Son esenciales, esto es, debemos ingerirlos mediante la alimentación porque el organismo no puede sintetizarlos. – El Omega 3: Está fundamentalmente en los pescados azules (caballa, bonito, salmón, atún, sardina, anchoa y jurel, trucha…) y en algunas semillas vegetales, como el girasol, el maíz, la soja, lino, sésamo, nueces y sus aceites. – Y el Omega 6: Semillas de girasol, germen de trigo, nueces, soja, maíz y sus aceites . Sus efectos sobre la salud son muy beneficiosos, siendo el más conocido la disminución del colesterol y los triglicéridos en sangre.
Para un individuo adulto, una ingesta adecuada de ácidos omega 6 (linoléico + araquidónico) debe estar alrededor del 4% de la energía total y los ácidos omega 3 (linolénico + araquidónico) un 1%.  

¿Qué cantidad de grasas debo ingerir al dia?

Es aconsejable un aporte de grasas totales no superior al 30-35% de las kilocalorías consumidas diariamente.